¿Qué es una Cebolla dulce?

¿QUÉ ES UNA CEBOLLA DULCE?

Si usted nunca ha probado una cebolla Extra Dulce @agrofuentes le invito a que lo haga. Le sorprenderá su sabor suave, su suculencia, su escaso picor y la ausencia de un gusto desagradable en la boca una vez la haya consumido, por lo que es muy digestiva. Si quiere conocer el punto de venta más cercano a usted para adquirirla y probarla o bien nos quiere contar sus sensaciones una vez haya consumido nuestra cebolla envíenos un mensaje a clientes@jumosol.com

¿QUÉ DIFERENCIA EXISTE ENTRE UNA CEBOLLA DULCE Y UNA CEBOLLA NORMAL?
A diferencia de las cebollas dulces, las cebollas a las que estamos acostumbrados tienen altos niveles de complejos de azufre. Estos complejos sulfurosos son los que causan las lágrimas, el picor, y la indigestión. Esa es la razón por lo que las cebollas dulces son cultivadas en tierras con bajas cantidades de azufre. Típicamente, las cebollas dulces tienen niveles inferiores a 5,5 mmoles/l  de ácido pirúvico; las cebollas de almacenamiento alcanzan 10 – 13 generalmente. Otra de las razones que las diferencian es que el contenido de agua de una cebolla dulce es muy superior a la de las cebollas normales, por ello son mucho más suaves y tiernas al comerlas. El nivel de picor de nuestra cebolla Extra Dulce Jumosol es muy inferior del de otras “cebollas dulces”.

¿QUÉ HACE TAN ESPECIAL A LA CEBOLLA EXTRA DULCE JUMOSOL?
Quizá sea su ubicación en la confluencia del valle del Ginel con el valle del Ebro, o el buen hacer de la naturaleza unido al de nuestros ancestros. El caso es que Fuentes de Ebro cuenta desde tiempo inmemorial con un fruto de la tierra al que debe parte de su esencia: la Cebolla Dulce de Fuentes de Ebro.

Su recolección y elaboración se realiza de forma artesanal, ya que es un fruto muy delicado y frágil. El seleccionarlas y confeccionarlas una a una y su particular sabor, hacen de ella una cebolla única.

Gustativamente proporciona una gran satisfacción, debido fundamentalmente a su suculencia y escaso picor, que no deja un gusto desagradable en la boca una vez consumida, hecho que marca la diferencia con el resto de las variedades de cebolla.

Desde el punto de vista organoleptico la cebolla debe poseer un sabor suave, escaso picor, con unas capas interiores muy tiernas y suculentas que una vez ingeridas no permanezca su retrogusto en la boca.